La Ciudad de Buenos Aires, durante los festejos del Bicentenario de la Revolución de Mayo de 1810, tuvo un aspecto inédito. Los días 22, 23, 24 y 25 de mayo de 2010, las calles del centro de la ciudad, sin automóviles, fueron invadidas por stands, puestos de comida, e instalaciones conmemorativas, pero sobre todo, por miles de personas. La gente en la calle, modificó el paisaje urbano. La ciudad fue otra durante cuatro días.

 

© Ricardo Palmadessa
Sitio por
Deja Vu Studio